Fundación Progreso, ganadora del premio a la sostenibilidad en la categoría “Modelo de Negocios”

La Asociación Americana de Café Especiales (SCAA por su nombre en inglés) participa activamente en la sostenibilidad y busca que sus miembros asuman roles de liderazgo en prácticas sostenibles dentro del sector del café especial. Con esto en mente, el Premio a la Sostenibilidad fue creado en 2003 para promover, alentar y honrar los esfuerzos de quienes sirven como modelos a través de proyectos sostenibles en el sector cafetalero.

Este año, además de la categoría de proyecto, se está otorgando una nueva categoría-modelo de negocio para celebrar modelos empresariales innovadores con la finalidad de expandir y promover la sostenibilidad dentro del mundo del café.

Los modelos de negocio fueron juzgados según los siguientes cuatro criterios:

  1. Modelos empresariales que han adoptado medidas innovadoras para incluir todos o varios aspectos de la sostenibilidad social, económica y ambiental. Modelos de negocios que han mejorado la sostenibilidad a largo plazo de la industria del café.
  2. Modelos de negocio que son replicables; pueden implementarse con éxito en una variedad de ubicaciones y contextos.
  3. Modelos de negocio que son escalables; pueden adaptarse con éxito a niveles tanto mayores como menores de la industria del café especializado, por lo que son más fáciles de implementar.
  4. Modelos de negocios que inspiran a otros miembros de la industria que desean contribuir al deseo de la industria del café especialista de alcanzar los objetivos establecidos por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Fundación Progreso, la ganadora este año, en colaboración con organizaciones de productores, tostadores, importadores, exportadores, proveedores de Asistencia Técnica y consumidores, ha fortalecido en los últimos 15 años a 102 empresas productoras de café y cacao en 18 países de todo el mundo. Fundación Progreso trabaja con estas empresas sociales para promover el desarrollo económico y generar un impacto social y ambiental positivo entre los miembros y sus comunidades. A través de las organizaciones, más de 120, 000 pequeños productores se ven afectados positivamente por este trabajo.

Fundación Progreso ha sido pionera en modelos de capital de trabajo y ha brindado apoyo a iniciativas innovadoras que ahora se han incorporado y se han convertido en nuevos emprendimientos o programas como Grow Ahead, ProClimate, ProCacao, Progreso Network.

Su enfoque único se basa en la creencia de que el impacto positivo requiere un modelo de intervención holística en un proceso a largo plazo. Es por eso que Fundación Progreso trabaja con estos grupos por un periodo de cuatro a siete años. El objetivo es movilizar a una organización inicial (con una estructura muy débil y una experiencia limitada en el mercado o acceso a la financiación) en una consolidada: una organización que ha desarrollado una estructura sólida, acceso a relaciones positivas de mercado, que a mejorado los servicios a sus miembros – ganando así su confianza – y que ha sido capaz de mejorar los medios de vida y los paisajes.

El trabajo de Fundación Progreso comienza realizando una evaluación organizacional para identificar la línea de base de cada organización, que incluye su visión a largo plazo y estrategias principales. Utilizan una herramienta interna de evaluación (que está disponible para cualquiera), que mide la situación de la organización en tres áreas: 1) Organización interna, 2) Producción y 3) Mercado. Esta es una autoevaluación que guía el diseño de los planes de trabajo y ayuda a medir el progreso y el impacto.

Las organizaciones son propietarias de sus proyectos. Cuando tienen la capacidad, reciben y gestionan los fondos. Cuando no pueden administrar estos fondos, los socios locales se comprometen a prestar apoyo. De manera permanente, Fundación Progreso realiza visitas, recibe informes de progreso y conversa con ellos y otras partes interesadas (incluyendo importadores, instituciones financieras, aliados locales, etcétera) para guiarlos en el proceso y ayudarles a alcanzar sus metas. La confianza es un elemento clave en esta relación. Después de varios años, la expectativa es que la organización se ´gradúe´ y continúe por su cuenta en una nueva etapa.

El objetivo principal del programa es capacitar a los pequeños productores, apoyándolos para que consigan convertirse en empresas sociales más exitosas, aprendiendo de ellas y compartir esos aprendizajes con otros grupos.

© Copyright - impacto café 2015 - 2018